miércoles, 13 de octubre de 2010

Antigua joyería- relojería Ghiara


En la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX hubo una práctica muy común de decorar las tiendas con pinturas. Fue una práctica muy extendida en Europa que también se produjo en Málaga. Las obras solían ser ornamentales pero también podían ser alegorías o simbólicas.


El objetivo de las mismas era que el cliente se viera fascinado por las pinturas, lo cual facilitaría la compra. También tenía un papel propagandístico por lo que los comerciantes solían acudir a artistas reconocidos de la ciudad.


Ejemplos de locales pintados hubo bastantes, entre ellos podríamos nombrar: la Alegoría de la Farmacia pintados por José Moreno Carbonero para la Farmacia Mata en calle Larios, las pinturas del Café Universal realizadas por Ferrandiz y que se situaba en Calle Granada o las de la Cervecería Mediterráneo (Foto en blanco y negro perteneciente al archivo de Díaz de Escovar).


El único ejemplo que nos queda se encuentra en la antigua joyería-relojería Ghiara, actualmente Boutique Charo. Esta joyería fue una de las más importantes de entre siglos, hasta el punto de que la propia Reina Victoria Eugenia compró allí en su visita en 1926. Perteneció a la familia Ghiara que vivía en el mismo edificio. Posteriormente el local fue la confitería La Española y en 1999 se abrió el establecimiento actual.


El local prácticamente ha permanecido intacto. El exterior tiene placas de mármol gris veteado, que fueron traídos desde Italia por Ghiara, y posee en la parte interior un zócalo de piedra clara moldurada.


Originalmente el local contaba con cuatro lienzos, dos de ellos se sustrajeron hace unos años. Uno de ellos era una mujer a la moda decimonónica con sombrilla atribuido a Denis Belgrano y el otro era un Putto jugando con mariposas de calidad mediocre de José Nogales Sevilla. Los que nos quedan son lienzos de gran importancia por su tamaño, su gran calidad y su alegoría realizados ambos por José Ponce, aunque uno de ellos la firma suscita ciertas dudas.


Los cuadros tienen algo en común, que son unos círculos que podían retirarse y les permitía al propietario ver a la clientela desde arriba. Podría decirse que era un anticipo a las cámaras de video vigilancia y que el propietario era una persona muy desconfiada.


El cuadro paralelo a calle Santa Lucía posee un conjunto de amorcillos, sin alas, que se encuentran jugando con relojes. Los relojes eran un emblema de la joyería-relojería. Aparecen muchos relojes de bolsillos muy del gusto de la época y se produce una mezcla entre lo clásico, con los amorcitos, y los relojes de bolsillos, del gusto de la burguesía de la época. Se puede hacer una alusión al progreso entre lo clásico y lo moderno.


En el segundo cuadro y paralelo a calle Granada podemos ver unas palomas tirando de una carroza, a su alrededor revolotean unas golondrinas. En la carroza nos encontramos a la Fama soplando una larga tuba y un amorcillo portando flores, otro amorcillo se esconde entre los paños que cuelgan de las ruedas. Al lado de la Fama nos encontramos con un busto de perfil portando una corona de laurel. Este busto es el propio Miguel de Cervantes, lo que hace distorsionar la interpretación de los cuadros con la joyería-relojería. Posiblemente se deba a un conjunto de celebraciones que se produjeron entre los días 7 y 9 de Mayo de 1905 a Cervantes, en el que en uno de los actos se coronó un busto de Cervantes, y a que el dueño de la joyería de ese momento era un gran amante de Cervantes.


No he podido hacer fotografías de los cuadros debido a que las dependientas no quisieron, supongo que también para evitar que lo conozca mucha gente y que roben los que quedan.


Toda la información procede del artículo escrito por Francisco García Gómez llamado Alegoría para un joyero del XIX. Las pinturas de los techos de la antigua joyería-relojería Ghiara en Málaga.

1 comentario:

  1. El cuadro de José Denis Belgrano -"Dama con sombrilla"-, que estaba ubicado en el techo de la Joyería-Relojería GHIARA, se encuentra actualmente expuesto en el MUPAM,como depósito de la familia García-Valdecasas.
    El otro gran lienzo, "Carro de mariposas y amorcillos" de José Nogales, sufrió graves desperfectos cuando se arrancó del techo y se ofreció en el mercado de antigüedades malagueño en la década de los 90, enrollado y recortado; que sepamos no encontró comprador en Málaga y su paradero actual es desconocido (conservamos fotografía a color del mismo a disposición de la familia Cortés/Bretón -propietaria del edificio- por si le fuera de utilidad para una hipotética reclamación de propiedad).

    Correspondencias a través del blog
    PINTURA MALAGUEÑA DEL SIGLO XIX.misceláneas

    ResponderEliminar